martes, 6 de diciembre de 2011

Es medio día.
Es la hora perfecta para comenzar una nueva jornada.
No recuerdo que fecha es, pero, casi con total seguridad, deben de ser los primeros días del invierno. Deduzco esto, porque el año pasado en los días fríos del invierno, la luz entraba por el ventanal de mi salón igual de baja que hoy; y al igual que en estos momentos, en aquellos días, la luz del medio día traza una diagonal perfecta en la pared y el sofá , dejando la mitad de mi hábitat despierto y la otra, aun bajo los influjos de la noche.
Hace sol .
Preparo un café.
Con el lento goteo de la infusión, contemplo  el rítmico amanecer  de mi calle.
Hace sol.
Aroma a café . Sobre la jarra de cristal gota a gota cae el día.
Café solo.
Cigarro.
Miro.
La suciedad de meses en los cristales , produce un efecto de desenfoque en el parque, al otro lado delcristal, y en todas las actividades que allí acontecen. Me entretengo mirando esta legañosa actividad.

Trago amargo, se me olvido echar el azúcar.
 Clipper cilíndrico, con un mensaje serigrafiado.
Enciendo el cigarro. Primera calada, revuelvo el café.
Bebo. Ahora si empieza el día, ya no hay vuelta atrás.

Mientras me entretengo como un autómata, a revolver y revolver el café, los últimos pensamientos confusamente oníricos, se disuelven el lo mas profundo de mi pupila, para reaparecer mas tarde, quien sabe cuando, y para que.
Tras el tamizado cristal, se entrevé la figura de un pastor belga  blanco. Su  nerviosa mirada, cada 40 segundos, mas o menos, se enfoca en la pausada mirada de su dueño.
El amo ,como todos los días; De pie junto a un pequeño árbol. Debe  de ser un tío duro, pues con el frío  que hace ,hay esta, en mangas de camisa ,luciendo tatuajes descoloridamente azules. Tatuaje taleguero, y pose taleguera, quien sabe...

Deja de lado al perro y dirige su mirada a las vías , mientras se apoya en el árbol, sonríe ajeno a la caída de una hoja en su hombro izquierdo. Con dificultades y sin ayuda, ella, sortea las dos vías del ten que se dirige al puerto.
Apenas pasan mercancías, así, que no es peligroso. De todas todas, a pesar de ser una vía casi muerta, no deja de ser difícil cruzarlas con un bebe en carricoche y la bolsa del pan.
Ella, como todos los días, se dirige hacia el y ajena a la caída de esa hoja en su hombro, le da un cariñoso beso en la mejilla. Como todos los días.
Ni el perro, ni el bebe , ni la mama ,ni el tatuado,se dan cuenta de la caida de la hoja. Nadie se da cuenta  de la hoja caída. Simplemente se dan un beso ,se cogen la mano y se van.
El perro detrás. Como todos los días.
Ahora luz y silencio .Ahora, tras el ultimo sorbo de café, tan solo quedan mis ojos abiertos,casi hipnotizados, incapaces de pestañear, absortos mirando el humo y el sucio cristal. Poco a poco, la realidad exterior se congela , no hay movimiento; y esa realidad, se difumina con mis pensamientos y ya  solo logro ver a cámara súper lenta la hoja de aquel árbol caer y caer..
Se difumina la realidad y estoy despierto. Es la hora de salir de casa.

Vuelvo a casa, el día se fue cerrando. En mi menté una vieja canción de Manolo Cabeza Bolo... Pero en el suelo de mi calle no hay ningún papel morao, tan solo, colillas sucias, y restos de vida sin identificar.
En mi casa, solo una taza de café por limpiar.
Me preparo un Cola Cao y me hago un pitillo.
Se acaba el día. Ahora del cercano puerto, entra sin tapujos una niebla espesa, que pronto no deja ver nada.
Oigo pasar el tren. No logro ver nada.
Termino el cigarro y ahora, tan solo recuerdos, y dos tazas para limpiar.
Una de café y otra de Cola Cao.
Cierro los ojos,  veo azul ófpthalo  turquesa..

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Asfalto

casi no te vi......
Asfalto.
¿Que hacías allí?
Casi te atropello, a-Caso ¿esperabas que lo hiciera...
a Caso ¿no tenias nada mejor que hacer.
No te atropelle , solo pare mi moto y te saque una foto...
Luego, volaste, y yo continué con mi pedido.
Luego volaste....
Pero?
¿que hacías allí...

domingo, 20 de noviembre de 2011

consolacion

Consuela, consola,
Con, sola, cion,
Suelo, con, consuelo.
ke no se, si mañana valdra..
Una acción,
un beso-abrazo.
Otra,
consola-cion.
aviles.

viernes, 26 de agosto de 2011

historia de un pedo


 Anotación:  no pongas tu vida y su espíritu en manos de una persona que no es capaz de tirarse un pedo en público co naturalidad. No te fíes de una persona que no es capad de admitir que se tira un pedo en público, me explico: ejemplo, ascensor madre, hijo, pizzero.
Entro en el ascensor. Me acompañan una madre y su hijo de unos 7 años. Cargo con la bolsa térmica y un par de pizzas medianas 5 quesos. Saludo. Tímidamente, me responde la madre, mientras con su mano izquierda recoge a su niño con cierto miedo. Cuando estábamos a la altura del segundo piso, suena un estruendoso pedete. Rápidamente, un aroma pestilente aplaca el olor a 5 quesos del pedido que cargo entre mis manos.
La señora con un gesto muy adulto le dice al niño:
_ Pero que cerdo eres, mira que te dije que eso no se hace en público.
El niño con una mezcla entre aflicción y sorpresa le dice a su madre, que el no fue.
_Mama pero si yo no fui.
_Calla niño, y ya hablare en casa con tigo. Me mira a la  cara, y me pide perdón
 _Ya sabes como son los niños.
Y cierta mente, ya se como son los niños, así que le miro a la cara y descubro que dice la verdad, que el, no es el causante del vergonzoso pedete que a la madre tanto preocupa.
Pues esa es toda la historia de ese ascensor, la madre savia que yo no me había tirada el pedo, y yo sabia que el niño tampoco, por lo tanto la ruidosa flatulencia salia de la madre acusadora.
Por no reconocer el hecho natural de tirarse un pedo, por quedar como una señora, este desastre de madre prefirió humillar a su hijo….
pizza
En fin no deben pedir carnet para tener hijos.

sábado, 13 de agosto de 2011

Al final un sueño...



Noche de verano.
centrifugando la nada.
Cine de palabras.
Palabras de cine.
Y al final de la noche, no queda donde ir.
Y al final de la noche, una canción que no suena, si no es por dinero, y en la pared, colgado un sueño.
Noches de verano centrifugando la nada y ablando de todo.

viernes, 17 de junio de 2011

bello como el aliento de Antonin Artaud


bello como el aliento frio de Artaud.
 Llueve.
Hace calor.
Todos se quejan por ello.
Orvalla y nos sobra la ropa de agua.
Hace calor.
Todos se quejan.

Entre reparto y reparto saludo a un invitado insólito que reposa en la ventana del edificio frente al que estaciono la moto.
Todos se quejan de la sofocación y del húmedo ardor. 
Y yo, sigo  teniendo  esa imperturbable y  helada sensación de frio. Seguro que este frio, no es normal, pero ya se me hace cotidiano  ir contra corriente.

El  encuentro infrecuente de una libélula y un repartidor de pizzas,  
parece  solo  afectarme a mi..

Los llamo. Reclamo su atención una y otra vez.
Les digo que admiren al visitante… a ningún compañero de trabajo  le sorprende el hecho, casi mágico, de esa inesperada visita. Tan solo les molesta el calor y el  acuoso bochorno.
Y yo, con helado asta el espíritu, tengo frío. Solo me queda ya el frío. el frio y la libelula, los dos para mi solo. 
Solo me queda que la sorpresa del mágico encuentro, encienda alguna cerilla guardada en esos cajones del espíritu mas herméticos. Cajones donde guardamos fotos de aquellos que ya no están, donde la muerte,reina del olvido, no tiene permiso para entrar, mientras sea capaz uno de volver a recordar la clave para llegar a ellos,el olvido, esa muerte, no tiene permiso para entrar.
Y hoy mientras trabajo, ami solo me queda hablar con el insecto,  ami solo me queda desarrollar mis pensamientos fugaces, mis pensamientos repetitivos,  insistentes y obsesivos.tan solo desarrollarlos, nada mas. Todos ellos, nacidos del frío absurdo, tan excepcional como el visitante inesperado que me espera en esa verja, entre pedido y pedido, del edificio donde se imparten los cursillos de los parados.
A el, al único que parece importarle,al insecto que no tenia que estar hay, le comento como me duele los huesos, como me duelen las articulaciones ,los dientes, y por ultimo como mi hálito parece filtrase entre los átomos de mi cuero cabelludo y son capaces de hacerme sentir frío y dolor en mi largo pelo.
Me duele asta el pelo.
Si a nadie a mi alrededor le interesa admirar a una libélula, que reposa admirable mente paciente frente a nosotros, para que les voy a contar que mi espíritu se desliza como lo hacen mis pensamientos entre las partículas, entre los neutrones y protones que conforman o forman eso que los demás ven y diferencian del espacio que me rodea y que llaman yo, o tu, o kaso. Mis átonos mas intimos se deslizan y son capaces de manifestar mi dolor espiritual, el  dolor de mi voluntad, en las células muertas de mi pelo.
Siento frío, los demás se quejan del calor.
Termino la jornada.  
Vuelvo a casa, el insecto ya se fue.

Me cuesta comer.
Me cuesta dormir y por una extraña costumbre, que últimamente es cada noche mas  habitual leo. Leo mientras fumo y cuando el cigarro se consume, cambio de libro. Así leo al menos cuatro libros a la vez. Así intento irme a la cama acompañado de distintas formas de percibir el mundo. Trato de adivinar cual será el discurso que  mejor me anestesie.
Para mi sorpresa el segundo cigarro coincide con este poema.

Hace mucho frío
como cuando
es
Artaud
el muerto quien
sopla

Ya no duermo.
Tampoco quedo despierto. Ya no me duele…

posdata para el paciente lector 1.
 Si estas palabras sirven para definir algún aspecto del mundo que te rodea por dentro o por fuera, se abra producido el milagro. Si te entretuvo simplemente, se abra producido el milagro del aburrimiento.
Si por el contrario, ni te entretuvo, ni te sirve para entenderte, deja de aburrirte y haz algo de interés para ti, yo lo estoy haciendo.
Si me entiendes, si estoy escribiendo y describiendo eso que esta en la información que antaño  fue grabada  en tu ser, lo siento.  Si sabes lo que significa que te duela el pelo, lo siento. En ese caso espero que sepas cual es el problema, pues ya sabes,  ya sabes cual es la solución, o  al menos el apaño..
 Si es así, jodete y disfruta si puedes, los demás, simplemente seguirán teniendo calor, no escuchan, el aliento frio y sorprendente  de la libélula. La mayoría ni la ven.

posdata 2: parece que acabo el eclipse de luna , pero en la ciudad donde vivo siempre esta nublao.

lunes, 6 de junio de 2011

mi cabeza , un escaparate barroco


Mi cabeza , un escaparate barroco y ...


Tantas cosas por decir...
 Tantas imagenes,
 tantos conceptos difusos...
 Ante tanta información,
 me pierdo y al final no digo, ni hago nada.

miércoles, 30 de marzo de 2011

autorretrete.

Whisky.
Tabaco.
 Una ora colgado al teléfono.
Tabaco.
Un miligramo de trankimacin.
Una hora ajusticiado al teléfono.
 M..........
Tabaco y ordenador. Pequeño repaso, gran descripción, de este que escribe.
Papela en blanco, ¿y que te cuento?

Medía, apenas un metro veinte. Hera, delgado y asustadizo.
 No era fotosensible, ¿Por qué digo esto, os preguntareis? Por que  no me hacían fotos, al menos yo nunca las vi.
 No era, ni triste, ni alegre.
Tenía esa impresión exiliada del resto de emociones  de que los demás, no me veían.

 Ahora, escribo  forzado, a paso lento, pero, entre calada y calada, escribo.
Ahora, estoy más fuerte, e intuyo que la gente me ve. Se que me ven, de la misma forma, que se, cuando se malogran sus apreciaciones  al juzgarme.
Kso ese tío tan tranquilo.
 Kso, ese que siempre esta de buen humor.
 Kso ese feliz de la vida…  Al archivar mi personalidad, en su registro de humanos compatibles a ellos,  desde  su perspectiva, suelen herrar.

Solo había dos habitaciones, dos barracones seria mas acertado, para 120 alumnos, compañeros, niños...
Tenía 5 años
.Hera febrero.

 Una cama, una mesita, una  cama, una mesita, y otra mesita y otra cama. Así, asta el final del albergue. Culminaba esta sucesión de pequeñas moradas  un enorme ventanal de madera.
Eran 120 internos, y yo solo era, uno más.

 Ahora, tabaco,  whisky y escitalopran .
En la tele, concurso; Pregunta, el Bosco, fecha de nacimiento incierta?.

Tenía miedo a dormir en aquel cuarto. Solía, al apagarse la luz, mirar hacia el ventanal. Un bosque negro, un cielo amenazador, iluminado por la luna y al fondo, sin distinguirla, solo escuchándola, la Playa.
Siempre fría. Siempre presente, audible, húmeda, soñada, pero muy lejana para mis pequeños pasos de niño de 5 años.
Tenía miedo a dormir en aquella cama.
 La causa era más trivial, de lo que en un principio os pueda parecer. Me hacia pis en la cama por la noche. Así de banal, miedo a mearme, miedo a las risas de los demás, miedo a ser clasificado dentro del pequeño grupo de los meones. Miedo, en definitiva miedo.
 Tenía miedo a dormirme, tenía  ansiedad, provocada por la húmeda y nocturna ignominia.
Tenía miedo.
Una mesita y después una cama .Una cama y después una mesita .Cada camastro, ocupado por un universo, que ya de aquella, me imaginaba, serian unos mundos tan complejos como el mío. Infranqueables creaciones, abrazados por esas sabanas  blancas y frías, abrigados por un cobertor rojo a cuadros azules. Unos universos descomunales y tan lejanos, que me era imposible saber, si alguno de ellos tenía miedo como yo.
Tras algún murmullo entre los mas veteranos, me sabe mal ahora llamarlos mayores, se apagaban las luces, y a dormir. Se rezaba en alto una plegaria de esas católicas, una cualquiera, de la que afortunadamente no recuerdo nada.
Luego silencio.
Silencio y oscuridad.
Y era como cosa de magia. Con las manos tirando del cobertor hacia  arriba, desaparecía, me hundía en mi propio ostracismo, para que no me entrase ni la mas minima sensación de frío, para  no sentir el desafecto de aquella habitación.
Con los ojos abiertos como platos, a los pocos segundos se hacia la luz.
Es esa luz que surge ante nosotros, cuando la pupila se acostumbra a la penumbra, a la oscuridad de la habitación de un niño insomne. Hay, aparecía esa luz, que le da a todo un a forma diferente. Bultos que se alargan y se funden con otros bultos. Parecía prodigioso. Incluso el sonido de la respiración de algún compañero cercano, el sonido de los muelles de su cama metálica, envueltos en aquella luz penumbrosa, invitaban a sentir las distancias con ellos, más cercanas. Sabia que no los podía tocar, sabia que bajarme de la cama, franquear primero la altura de el camastro, y caminar asta el catre de mi hermano, era una aventura que no podía realizar. Pero en la luz penumbrosa, todos estábamos mas cerca. Allí, a media luz, todos éramos mundos de sensaciones y pensamientos  soberanos. Universos, que no estaban lastrados por las diminutas medidas, de los cuerpos de niño que los envolvían.
 Solemos pensar, los adultos, que los niños son poca cosa, que no se enteran, que no sienten cosas al mismo nivel que los  sabios adultos. Solemos pensar, que no tienen sabiduría. Solemos pensar, los adultos…
 Acordándome de cómo éramos entonces, me avergüenzan esas aseveraciones.
Así, agazapado en la penumbra, me encontraba cada vez más cómodo.
 Pero por la izquierda, como una niebla marina, entraba através de la puerta, que el tutor había dejado abierta, para más seguridad supongo, por allí, entraba el insoportable hedor de los baños. Es un olor que todavía hoy me persigue. Es un olor a orín y lejía, a humedad y lejía, a lejía y a todo lo que ella no puede eliminar.
Ese olor que todavía hoy, 34 años mas tarde, me revuelve  las entrañas, en algún baño publico, Ese penetrante hedor, cortaba de raíz, toda aquella ilusión óptica tan agradable, engendrada por la adaptación de mis ojos  a la luz  .
Así, aplicando  un correctivo a ese invasivo hedor, volteaba mi cuerpo a la derecha .tratando de dar la espalda a la bruma de pestilencia. Emanación  que me revolvía, dejándome  claro que aquel sitio no era un espacio calido, que aquel sitio no era un hogar.
¿Que es un hogar sino, ese espacio donde puedes  cagar sin sentir degradables y lejanos aromas de otras personas desconocidas?.
Que clase de hogar podía  ser, ese, en el que por la noche, a un niño de 5 años le sitia y le arropa, la lejía y lo que ni ella destruye.
Aquel día, que ahora recuerdo, trate por primera vez, vencer esa corrupción sensorial. Dándole la espalda, con la cabeza dentro de las sabanas, guardando el calor de mi aliento, trataba de no sentirlo. Guardaba fuerzas.  No sabía para que las almacenaba, pero seguro que en algún momento las necesitaría.
Pronto tuve que respirar aire fresco, la técnica del avestruz no era eficaz, pronto descubrí que no  sirve de mucho.
Mire hacia la derecha y  ¡por dios que alegría! Todo había sido un sueno
 Todo, el hospedaje y el olor. Todo, todo, un sueño y no  más.
Frente a mis ojos se vislumbraba el armario de mi habitación, esa de la que yo no quería haber marchado ni en sueños.
Si, allí estaba, con  sus puertas, con mi ropa y mis juguetes, con mi olor.
Como pude, me baje de la cama, no encontré las zapatillas, siempre  me dicen, que soy un desastre, que si las dejo en el mismo sitio todas las noches, las encontraría asta con los ojos cerrados. Es igual, descalzo, camine asta mi armario. Frente a el, con grandes nervios, intente abrir la puerta de la derecha, la que tiene mas juguetes. Estaba dura, pero con ímpetu y un gran escándalo, conseguí asaltar el ansiado armario, el cofre de los tesoros.
 Rico, el más rico del mundo. Seguro que abría despertado a mi padre. Seguro que me iba a dar unos buenos azotes en el culo, pero me dio igual. Que alegría, podría  zambullirme en el armario de cabeza. ¡A por mis cosas!
Oí dar voces a mi padre. Lo sentí correr asustado, pero…!que haces hay que no estas en la cama!
Su mano me cogió por el cuello del pijama. Mire hacia atrás y se derrumbo mi sueño.  
Era mi tutor y aquella visión, no era mi armario, ni dentro se encontraban  mis juguetes.
 Aquello, era la ventana del barracon. Al fondo el bosque y  la playa.
Todo era un sueño.
Todavía hoy, no se  precisar, si esta experiencia fue  un dulce sueño o una pesadilla.
Lo que  tengo claro, es que despertar fue pavoroso.
 Había  conseguido quedarme dormido y no me cobraban la correspondiente burla, por haberme meado encima.
Y tras la decepción de aquel, mi primer episodio alucinatorio, en el fondo había un triunfo,  conseguí dormir, sin  mearme. Conseguí bajarme de la cama, correr por aquel barracon. Mañana si lo deseo, por la noche puedo llegar a la cama de mi hermano y preguntarle que tal estas gumer  Podía si quería ir al baño y mocionar sin burlas.
Pensaba todo esto y a mi cara le venia una deslumbrante, y en aquella época de mi vida escasa  sonrisa. Sonrisa, que enfureció mas a mi tutor, que la interpreto como un gesto de rebeldía. Ya dije antes, que los demás no me veían., y no iba a ser este momento un momento distinto. A Dormir se a dicho, si es que con vosotros no se puede acostar uno tranquilo.
_!!!!!Si no estaba el enano este, asomao a la ventana?
¿ como te vuelva a ver hacer una estupidez así, te la vas a cargar.
Me dormí.
Me costo lo normal, lo de todos los días.
 Me dormí, calentito. Me desperté envuelto en mi pis. Me desperté, eso si, envuelto en un olor familiar y por tanto en un hogar, mí  hogar.
Ahora ya savia que esconder la cabeza  como el avestruz, solo conducia a la perdida del aliento y que el hogar esta....

miércoles, 2 de marzo de 2011

tiempo congelado

Dicen esto en la TV:
Aria falta que el universo, perdiera toda su energía, dejando de expandirse infinita- mente, para que el tiempo se detuviera.
Dicen esto en la TV.
instante
Dicha frase, me hace pensar;
En mi cabeza, hay momentos donde el tiempo se alarga, y ocurren mas cosas de las que en un minuto entrarían, si el tiempo fuera estable.
Asi pues,o el tiempo no es estable, o no lo es mi cabeza,
o,en mi universo, hay momentos, en los que este, deja de expandirse, deteniendo mi tiempo.
instante, que eterno?

miércoles, 23 de febrero de 2011

2 repaso ono-mastico autoretrete

olidando pa seguir alante.
Y me dice el neuro-cientifico en la tv:
El cerebro va  construyendo nuestro yo,  a base  de olvidos selectivos.
Creo que en mi caso aveces no funciona así.
Es una pena. 

domingo, 6 de febrero de 2011

1ª REPASO Ono- mastico.


Caminamos.
Hablamos.
No decimos nada, pues nadie lo escucha.
 Pues nunca estamos ahí.
Siempre nos movemos, caminando sin pausa y sin sentido. 


reflejos

Quedarse con el momento presente.
Una hazaña que depende siempre de tu historia.
    _ ¿Y tu historia....?
_Una historia.


autorretrete
  Donde había fotos,
 recuerdos de una vida,
ahora sólo hay espejos que devuelven  
mi figura.

jueves, 20 de enero de 2011

Conversacion.

poema podo-logico
                                 
Conversacion.
Con
paso
lento.
Tension,relajacion,
Conversacion

martes, 18 de enero de 2011

La chaqueta no es tu cuerpo .La chaqueta no eres tu.

_ ¿ Jugamos a las películas?
les pregunto con mi mejor animo.

-!! Vale, vale.. ! responden casi cantando.

_Yo soy espiderman. dice el.
_Y yo baman replica ella.
Pues yo, si me quito esta chaqueta, soy el hombre invisible. Comento con gran ilusión.
¿Veis ? Ya no me podéis ver.




-Invisible?? !noooo!!!, tío no, la chaqueta no es tu cuerpo.
Bobo, la chaqueta no eres tu.
Ves, te miro y te veo.
 Invisible?
                                    La chaqueta no  es tu cuerpo.
                                         La chaqueta no eres tu.

martes, 11 de enero de 2011

no tengo caveza , sino voz

No tengo cabeza,

sino voz.


no tengo cabeza,sino palabras.

No tengo cabeza,

sino voz.

si-no voz,
grito mi parte poética.

se equivoco.

Se equivoco,
 pues,
según el filosofo,
 la voz pertenece a los animales,
y a los hombres la palabra.
Así,
existen periódicos como
"La Voz del Pueblo";
 mientras los diputados se ceden amablemente  la palabra.
Así nos ven,
 como ganado,
con voz mas o menos fuerte,
pero solo ellos tienen la palabra.

Y, como no tengo cabeza,
me gusta gritar,
que poseo la palabra.

No tengo cabeza,
pero tengo la palabra.