domingo, 3 de febrero de 2013

Barro.

 

En el ciclismo

como

en la

vida....

todo da

pol culo,

menos

el aire, ke siempre da de

cara.

 

martes, 6 de diciembre de 2011

Es medio día.
Es la hora perfecta para comenzar una nueva jornada.
No recuerdo que fecha es, pero, casi con total seguridad, deben de ser los primeros días del invierno. Deduzco esto, porque el año pasado en los días fríos del invierno, la luz entraba por el ventanal de mi salón igual de baja que hoy; y al igual que en estos momentos, en aquellos días, la luz del medio día traza una diagonal perfecta en la pared y el sofá , dejando la mitad de mi hábitat despierto y la otra, aun bajo los influjos de la noche.
Hace sol .
Preparo un café.
Con el lento goteo de la infusión, contemplo  el rítmico amanecer  de mi calle.
Hace sol.
Aroma a café . Sobre la jarra de cristal gota a gota cae el día.
Café solo.
Cigarro.
Miro.
La suciedad de meses en los cristales , produce un efecto de desenfoque en el parque, al otro lado delcristal, y en todas las actividades que allí acontecen. Me entretengo mirando esta legañosa actividad.

Trago amargo, se me olvido echar el azúcar.
 Clipper cilíndrico, con un mensaje serigrafiado.
Enciendo el cigarro. Primera calada, revuelvo el café.
Bebo. Ahora si empieza el día, ya no hay vuelta atrás.

Mientras me entretengo como un autómata, a revolver y revolver el café, los últimos pensamientos confusamente oníricos, se disuelven el lo mas profundo de mi pupila, para reaparecer mas tarde, quien sabe cuando, y para que.
Tras el tamizado cristal, se entrevé la figura de un pastor belga  blanco. Su  nerviosa mirada, cada 40 segundos, mas o menos, se enfoca en la pausada mirada de su dueño.
El amo ,como todos los días; De pie junto a un pequeño árbol. Debe  de ser un tío duro, pues con el frío  que hace ,hay esta, en mangas de camisa ,luciendo tatuajes descoloridamente azules. Tatuaje taleguero, y pose taleguera, quien sabe...

Deja de lado al perro y dirige su mirada a las vías , mientras se apoya en el árbol, sonríe ajeno a la caída de una hoja en su hombro izquierdo. Con dificultades y sin ayuda, ella, sortea las dos vías del ten que se dirige al puerto.
Apenas pasan mercancías, así, que no es peligroso. De todas todas, a pesar de ser una vía casi muerta, no deja de ser difícil cruzarlas con un bebe en carricoche y la bolsa del pan.
Ella, como todos los días, se dirige hacia el y ajena a la caída de esa hoja en su hombro, le da un cariñoso beso en la mejilla. Como todos los días.
Ni el perro, ni el bebe , ni la mama ,ni el tatuado,se dan cuenta de la caida de la hoja. Nadie se da cuenta  de la hoja caída. Simplemente se dan un beso ,se cogen la mano y se van.
El perro detrás. Como todos los días.
Ahora luz y silencio .Ahora, tras el ultimo sorbo de café, tan solo quedan mis ojos abiertos,casi hipnotizados, incapaces de pestañear, absortos mirando el humo y el sucio cristal. Poco a poco, la realidad exterior se congela , no hay movimiento; y esa realidad, se difumina con mis pensamientos y ya  solo logro ver a cámara súper lenta la hoja de aquel árbol caer y caer..
Se difumina la realidad y estoy despierto. Es la hora de salir de casa.

Vuelvo a casa, el día se fue cerrando. En mi menté una vieja canción de Manolo Cabeza Bolo... Pero en el suelo de mi calle no hay ningún papel morao, tan solo, colillas sucias, y restos de vida sin identificar.
En mi casa, solo una taza de café por limpiar.
Me preparo un Cola Cao y me hago un pitillo.
Se acaba el día. Ahora del cercano puerto, entra sin tapujos una niebla espesa, que pronto no deja ver nada.
Oigo pasar el tren. No logro ver nada.
Termino el cigarro y ahora, tan solo recuerdos, y dos tazas para limpiar.
Una de café y otra de Cola Cao.
Cierro los ojos,  veo azul ófpthalo  turquesa..

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Asfalto

casi no te vi......
Asfalto.
¿Que hacías allí?
Casi te atropello, a-Caso ¿esperabas que lo hiciera...
a Caso ¿no tenias nada mejor que hacer.
No te atropelle , solo pare mi moto y te saque una foto...
Luego, volaste, y yo continué con mi pedido.
Luego volaste....
Pero?
¿que hacías allí...

domingo, 20 de noviembre de 2011

consolacion

Consuela, consola,
Con, sola, cion,
Suelo, con, consuelo.
ke no se, si mañana valdra..
Una acción,
un beso-abrazo.
Otra,
consola-cion.
aviles.

viernes, 26 de agosto de 2011

historia de un pedo


 Anotación:  no pongas tu vida y su espíritu en manos de una persona que no es capaz de tirarse un pedo en público co naturalidad. No te fíes de una persona que no es capad de admitir que se tira un pedo en público, me explico: ejemplo, ascensor madre, hijo, pizzero.
Entro en el ascensor. Me acompañan una madre y su hijo de unos 7 años. Cargo con la bolsa térmica y un par de pizzas medianas 5 quesos. Saludo. Tímidamente, me responde la madre, mientras con su mano izquierda recoge a su niño con cierto miedo. Cuando estábamos a la altura del segundo piso, suena un estruendoso pedete. Rápidamente, un aroma pestilente aplaca el olor a 5 quesos del pedido que cargo entre mis manos.
La señora con un gesto muy adulto le dice al niño:
_ Pero que cerdo eres, mira que te dije que eso no se hace en público.
El niño con una mezcla entre aflicción y sorpresa le dice a su madre, que el no fue.
_Mama pero si yo no fui.
_Calla niño, y ya hablare en casa con tigo. Me mira a la  cara, y me pide perdón
 _Ya sabes como son los niños.
Y cierta mente, ya se como son los niños, así que le miro a la cara y descubro que dice la verdad, que el, no es el causante del vergonzoso pedete que a la madre tanto preocupa.
Pues esa es toda la historia de ese ascensor, la madre savia que yo no me había tirada el pedo, y yo sabia que el niño tampoco, por lo tanto la ruidosa flatulencia salia de la madre acusadora.
Por no reconocer el hecho natural de tirarse un pedo, por quedar como una señora, este desastre de madre prefirió humillar a su hijo….
pizza
En fin no deben pedir carnet para tener hijos.

sábado, 13 de agosto de 2011

Al final un sueño...



Noche de verano.
centrifugando la nada.
Cine de palabras.
Palabras de cine.
Y al final de la noche, no queda donde ir.
Y al final de la noche, una canción que no suena, si no es por dinero, y en la pared, colgado un sueño.
Noches de verano centrifugando la nada y ablando de todo.